Avanclinic Medicina y Estéticaradiofrecuencia y diatermia

Clínica especialista en radiofrecuencia en Madrid. Avanclinic.

Drenaje linfático

Drenaje linfático

El drenaje linfático es una forma terapéutica de masaje suave que favorece y tiene como objetivo el tratamiento y mejora del funcionamiento del sistema linfático, crucial para una marcha eficaz del sistema inmunológico.

Se puede definir como una serie protocolizada de maniobras muy suaves que, basadas en un profundo estudio del sistema linfático, se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada a zonas linfáticas sanas para permitir su correcta evacuación hacia el torrente venoso.

La clave del éxito del drenaje linfático se basa en restaurar el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos, que por el motivo que fuese no son capaces de drenarse por medios naturales.

Para ello en Avanclinic empleamos, a través de la diatermia con el sistema Indiba, la última tecnología, permitiendo regular este sistema de forma natural en muy pocas sesiones.

Las maniobras manuales son muy suaves, agradables y siempre indoloras para el paciente.

El objetivo final, es activar la circulación de la linfa, para que ésta no se estanque ni se sature de substancias de desecho o gérmenes nocivos. Las manipulaciones específicas del Drenaje Linfático van dirigidas a favorecer el paso de la linfa hacia los ganglios regionales superficiales.

¿Cuáles son sus principales aplicaciones?

La aplicación fundamental del drenaje linfático es desde un punto de vista médico la de la mejora general de todo tipo de edemas traumáticos (esguinces, fracturas), piernas cansadas o complicaciones linfáticas posteriores a una cirugía (varices, etc), aunque en el campo estético se han abierto actualmente un sin fin de posibilidades.

Tratamientos médicos

  • Piernas cansadas.
  • Edemas de origen traumático: hematomas, luxaciones, tirones musculares, siendo muy indicado para la recuperación de los deportistas.
  • Artritis, artrosis y afecciones de las partes blandas (capsulitis, tendinitis, etc.).
  • Edema del sistema nervioso (migrañas, dolores de cabeza, vértigo).
  • Edemas postoperatorios y para mejorar la presentación de cicatrices.
  • Enfermedades crónicas de las vías respiratorias (sinusitis, faringitis, amigdalitis...).
  • Linfedema congénito ó adquirido.
  • Edemas linfoestáticos.
  • Fibromialgia.
  • Distonía neurovegetativa (nervios, ansiedad).
  • Hematomas.

Tratamientos estéticos

  • Celulitis (la grasa acumulada retiene agua como si fuera una esponja).
  • Edemas faciales.
  • Acné.
  • Varices.
  • Edemas por embarazo (prevención de estrías, descarga de las piernas).

¿En que consiste una sesión de drenaje linfático?

El tiempo que dura una sesión es variable, dependiendo de la zona a tratar y de la afección de cada persona. En una sesión de drenaje existen diferentes actos esenciales:

  1. Primero se realizará la preparación del paciente, la relajación en un ambiente tranquilo y confortable.
  2. Luego el diagnóstico de las diferentes zonas de bloqueo linfático a drenar y finalmente los movimientos o masajes fundamentales.
  3. Dos movimientos son importantes:
    Un movimiento de llamada o evacuación destinado a evacuar la linfa a distancia de la zona enferma hacia los vasos precolectores y colectores sanos.
    Y un segundo movimiento de captación o de reabsorción para favorecer la penetración de la linfa en los vasos linfáticos a nivel de la zona del edema.
  4. A través de la energía aplicada con la diatermia potenciaremos estos dos movimientos, favoreciendo la transmisión de energía y linfa desde los electrodos hacia las zonas sanas.

Con este tipo de tratamientos notará una gran mejoría desde la primera sesión, incrementándose con cada sesión el efecto positivo del drenaje linfático. Las maniobras manuales son muy suaves, agradables y siempre indoloras para el paciente.

Cuales son las principales contraindicaciones:

  • Edemas linfodinámicos (pocas proteínas en sangre (desnutrición))
  • Neoplasias en curso (cáncer)
  • nfecciones agudas (heridas infectadas).
  • lebitis, trombosis o tromboflebitis en curso.
  • Hipotensión arterial
  • Tiroidopatías
  • Algias pélvicas.
  • Enfermedades autoinmunoalérgicas (lupus, artritis reumatoide)
  • Asma bronquial.
  • Inflamaciones agudas (gota, reuma, colico nefritico)
  • Nevus (manchas en la piel)
  • Post-tromboflebitis y post-trombosis.
  • Edemas por insuficiencia cardíaca congestiva.

¿Cómo surgió el drenaje linfático?

La técnica fue descrita por primera vez y desarrollada en 1932 por la pareja danesa compuesta por el Dr.Emil Vodder y su mujer Estrid. Y seguida posteriormente por otros fisioterapeutas.

Hipócrates hablaba de "sangre blanca", refiriéndose a la existencia de unos conductos que contenían un liquido lechoso y blanquecino. Hoy sabemos que el sistema linfático se trata de los vasos quilíferos, responsables del transporte de las grasas provenientes de la digestión, que no pueden ser absorbidas por vía venosa.

Actualizado el Viernes, 28 Octubre, 2011

Puedes pedir cita aquí

Drenaje linfáticoDrenaje linfáticoDrenaje linfático